La Sal y la Salud

El yodo en la sal

El yodo es un micronutriente esencial para la síntesis de las hormonas de la glándula tiroides. Tiene un rol único en la prevención de los Trastornos por Deficiencia de Yodo, como el bocio, cretinismo, sordera, retraso mental y abortos prematuros. Hace tres décadas, como parte de un programa de Salud Pública, el yodo es obligatoriamente añadido a toda sal destinada al consumo humano, de manera a suplir las eventuales deficiencias en la población brasileña.

La insuficiencia de las hormonas reguladoras del crecimiento y desarrollo del cuerpo, producidas por la glándula tiroides, pueden provocar daños serios al organismo. La falta de yodo impacta la producción de tiroxina y triiodotironina, lo cual estimula la glándula tiroides a intensificar su actividad secretora y consecuentemente su tamaño aumenta. La hinchazón de la tiroides es característica del bocio.

En su alimentación, las poblaciones que viven cerca de la costa se benefician de los pescados y frutos de mar ricos en yodo y por lo tanto están menos propensas a desarrollar los trastornos por deficiencia de yodo. En Brasil, el bocio se registra en lugares alejados y con dificultad de acceso a sal de buena calidad. La gente trata de compensar la falta de sal por cualquier medio, e incluso se han registrado casos extremos de consumo de ración para animales como compensación!

UNICEF recomienda que los niños entre 0 y 7 años consuman por lo menos 0,9mg de yodo al día; entre 7 y 12 años, una cantidad equivalente a 0,12mg y entre los mayores de 12 el consumo debe ser de 0,15mg diarios. En mujeres embarazadas o lactantes, la necesidad aumenta para 0,2 mg al día.

En adultos, el bocio provoca apatía, falta de disposición y fatiga. Pero el déficit de yodo durante el embarazo y los primeros años de vida del niño supone serios daños al sistema nervioso del recién nacido, con mal desarrollo del cerebro, resultando en retraso mental, QI inferior a la media, deficiencias en el crecimiento, espasmos y convulsiones; puede incluso llevar al trastorno emblemático del déficit de yodo, que es el cretinismo.

Se considera adecuada para consumo humano la sal con contenido igual o superior a 15mg de yodo por kilogramo, hasta un límite máximo de 45mg por kilogramo de sal, según reglamentación del Ministerio de Salud (Resolução ANVISA - RDC nº 23, de 24/04/2013).

El proceso de control del contenido de yodo es atribución de los entes de vigilancia sanitaria estatales y municipales y es sumamente riguroso. La operación comienza con una recolección de muestras del producto en los puntos de venta, enviadas luego a los Laboratorios Centrales –LACEN- (Instituto Adolfo Lutz en SP, Laboratorio Noel Nutels y Fundación Oswaldo Cruz en RJ).

Si se comprueba alguna disconformidad respecto a la legislación, se publican los resultados del análisis, el lote de fabricación es aislado y su venta prohibida. El productor podrá ejercer su derecho a una contraprueba pero si se confirma el resultado insatisfactorio todo el lote es incautado e inutilizado.

Aprenda más acerca de yodo.

La EmpresaLa Sal ProductosRecetasTrucos y Salud Contacto
RefinariaDatos generalesMesa y cocinaRegistre su recetaClic aquíConsumidor
Marca CisneSaludIndustria  Cliente
Marca ClipperSales para Baño   Dirección
Evaporación de efecto múltiple Sal contra el Dengue   Trabaje con nosotros
Molienda Hidromecánica     
      

Servicio de Atención al Consumidor Cisne (SACC): 0800-177667 | consumidor@salcisne.com.br

© 2013 Refinaria Nacional de Sal S.A. - Sal Cisne. Todos los derechos reservados.