REFINARIA

En 1949, la Refinaria Nacional de Sal se instaló en Salinas de Cabo Frio, litoral de Río de Janeiro.

Gracias la las características naturales del lugar – llano, con sol prácticamente todo el año, vientos constantes, baja pluviosidad y la cercanía de la laguna de Araruama (que además de salada cuenta con un índice de salinidad más alto que el del mar) – la región es reconocidamente una de las más propicias para la producción de sal en Brasil.

Con el propósito de producir sal refinada a partir de la salmuera procedente de las Salinas Ponta do Costa, la Refinaria compró equipos de evaporación forzada al vacío, cuya instalación representó una innovación en el proceso local de fabricación de sal.

Y en 1951 empezó la producción de la sal Cisne, en instalaciones compradas en Alemania con capacidad de producir 50 toneladas de sal refinada al vacío por día. La sal Cisne estaba destinada a volverse líder de mercado por sus innovaciones y incluso por la introducción del empaque para uso doméstico, las bolsitas de plástico de 1 kilo.

A partir de entonces el crecimiento de la producción no se detuvo y la refinería mantuvo una política de reinversión de las utilidades. En 1968 compró la Salinas Viveiros, dado que la producción de Ponta do Costa se había vuelto insuficiente para atender el aumento de la demanda. Entre 1972 y 1978, se construyeron 90 mil m2 de tanques de hormigón para almacenar 350.000 m3 de salmuera. En 1974 empieza a operar el primero de los cuatro nuevos evaporadores de la Usina II, incrementando una vez más la producción. Seis años después, en 1987, se construyó la Usina III destinada a la fabricación de la sal Clipper – sal refinada por molienda hidromecánica, una nueva opción para el mercado consumidor.

En 1997 se construyó una unidad para la producción de sal con bajo contenido de sodio – la sal Cisne Light. En 2003 se inauguró una nueva planta con ambiente controlado para la producción de Cisne Líquido, sachets y saleros “Ovo” (el “huevito”) y Cocina. En 2004 entró en operaciones un nuevo secador automático con lecho fluidizado, para controlar el secado del producto final y ahorrar energía. Ese equipo, cuya operación se controla electrónicamente, fue el primero de ese tipo que se instalaba en una salinera de Brasil. El mismo año se construyó un nuevo laboratorio de análisis fisicoquímicas que permitió hacer más análisis, incluso microbiológicos, asegurando resultados muy precisos.

En 2005 se desarrolló un nuevo proceso para fabricar sal de altísimo grado y pureza en cualquier cantidad, y producir soluciones para hemodiálisis.

En 2006 se modernizó el restaurante industrial donde se hace la preparación de las comidas de los empleados. Hoy ese servicio lo desarrollan profesionales propios de la Refinería, cocinando y sirviendo a los empleados en un ambiente climatizado y agradable.

Entre 2008 y 2009 se integró un nuevo sistema de empaque, con mayor productividad y mejores condiciones ambientales para el envase. La Refinería cuenta hoy con cerca de 6000 empleados, para una capacidad de producción de 20.000 toneladas/mes. En Brasil la Refinaria Nacional do Sal es la única del segmento capaz de producir un tipo de sal para cada finalidad.

Para producir sal con alto grado de pureza, la Refinería emplea una tecnología de avanzada y cumple con los más estrictos cánones de calidad a través de dos procesos distintos: evaporación térmica al vacío de efecto múltiple y molienda hidromecánica.

La EmpresaLa Sal ProductosRecetasTrucos y Salud Contacto
RefinariaDatos generalesMesa y cocinaRegistre su recetaClic aquíConsumidor
Marca CisneSaludIndustria  Cliente
Marca ClipperSales para Baño   Dirección
Evaporación de efecto múltiple Sal contra el Dengue   Trabaje con nosotros
Molienda Hidromecánica     
      

Servicio de Atención al Consumidor Cisne (SACC): 0800-177667 | consumidor@salcisne.com.br

© 2013 Refinaria Nacional de Sal S.A. - Sal Cisne. Todos los derechos reservados.